c1

CUENTOS DE SOBREMESA

Cuentos de Sobremesa está formado por dos narradoras: Silvia Mascaray y Mónica Botella, que también es músico y exploradora de sonidos. Tras varias experiencias individuales, nos juntamos en el año 2008 con la intención de recorrer el mundo, haciendo llegar historias y cuentos a los niños de los países más desfavorecidos. Participamos en diversos proyectos por el mundo (Sahara, Etiopía, Guatemala) y trabajamos en bibliotecas, colegios, asociaciones, centros culturales, salas, plazas y teatros, como también para el Instituto Cervantes en sus sedes de Estocolmo, Túnez y Sofía.

Desde el año 2012 nuestra actividad se amplía con espectáculos de narración oral para adultos. En nuestro repertorio se pueden escuchar relatos de Roald Dahl, Almudena Grandes, Boris Vian, García Márquez, Juan José Millas, Edgar Ala Poe o Laura Esquivel. Recogidos como historias extraordinarias con finales sorprendentes.

Voilà Boris Vian

El espectáculo se nutre de toda la obra biográĮca del autor, pero los relatos narrados están contenidos en el libro EL LOBO-HOMBRE

Caperucita y el lobo….

Los tres cerditos y el lobo…

Los siete cabritillos y el lobo…

El hombre lobo……

Un momento, vamos a ver… ¿Pero qué le ha hecho el lobo a la humanidad para que éste tenga tan mala prensa?

Porque señores, los lobos son lobos simplemente. Y será un lobo bueno, solitario, vegetariano, como el tranquilo Denis, nuestro protagonista. Un lobo aficionado a la mecánica en general, al coleccionismo y a la observación de parejas humanas en pelotas. Un lobo que no encaja con la tipología de los anteriormente mencionados condenado, a raíz de un mordisco por parte de un traicionero bípedo, a transformarse en hombre con luna llena. Un lobo hombre despistado en la jungla urbana. Y será entonces, en contacto con los hombres, cuando al pobre Denis le crezcan los colmillos.

Verdadera bocanada de aire fresco. Auténtica maravilla oxigenante que nos trae de nuevo el estilo más desenfrenado e iconoclasta del autor.

Vuelta de tuerca al mito del licántropo ambientado en los bajos fondos parisinos, embebido, como suele ser habitual en las obras de Boris Vian, en provechosas referencias de jazz y característicos juegos verbales y cuya moraleja bien podría resumirse en un sencillo:

“Señoras, señores: Atrévanse a dejar de ser oveja.”

Duración: 60 minutos.

Galería de Imágenes

Solicita Información

Ponte en contacto con nuestro departamento de distribución para solicitar información adicional sobre este espectáculo o recibir un presupuesto detallado para tu actividad, festival o evento, rellenando el formulario de contacto que tienes a continuación.