Sobre el TAC de Valladolid 2013 (Festival de Teatro y Artes de Calle)

Sobre el TAC de Valladolid 2013 (Festival de Teatro y Artes de Calle)

 

Recordamos el primer espectáculo al que asistimos, de un Circo diferente. Fue en Madrid, al pie de El Templo de Debod. Era El Circo Aligre.
Para quien no sabe del Circo Aligre, dejamos estos enlaces a artículos que publicaba el diario El País al respecto de esa actuación:

http://elpais.com/diario/1981/01/15/cultura/348361213_850215.html

http://elpais.com/diario/1981/11/01/cultura/373417208_850215.html

Después vimos, también en Madrid a Victoria Chaplin y Jean-Baptiste Thierrée con su Circo Imaginario y al Cirque Plume. Espectáculos con mucha capacidad para sorprender, eran los principios. Luego vinieron otros a la estela de estos primeros. Hemos visto cómo surgían Compañías, Artistas y pequeñas Trupes ideando cómo darle forma a su espectáculo de Circo Moderno, cómo justificar la técnica.

Es difícil decidir cuando un espectáculo es mejor que otro, uno sabe cuando algo le gusta o no, cuando le emociona. Hay modos de cuantificar la técnica, el despliegue técnico de una producción, la capacidad de sorprender…. aunque claro, ¿quién elige a los miembros del jurado que mejor se sorprenden, a los que mas adecuadamente se emocionan, o a los mejores cualificando esos elementos que conformarán la base de una eventual puntuación?. En deporte hay pocas dudas, hablando de Arte las cosas son distintas. Los Miembros del Jurado de un Festival como el TAC lo tienen complicado, pero los Premios en los Festivales tienen su atractivo y una Compañía o Artista premiados consiguen automáticamente ser mejor considerados y que su trabajo pueda girar o venderse mas fácil, vaya lo uno por lo otro.

Un año más hemos asistido al TAC, a menos espectáculos, solo cinco y entre ellos tres premiados:

Petit Mal, de la Compañía Finlandesa de Circo Moderno Race Horse Company como Mejor Espectáculo de esta edición.
PIN-C-LA-2 de nuestros amigos del la Cia. Hispano-Francesa Maintmano, también de Circo Moderno (que por cierto estuvieron haciendo residencia en Madrid, en La Carpa de ARRIBAS CIRCO en la que trabajaron parte de la creación de este espectáculo) que han ganado El Premio Valladolid Propone.
Bye, blue roses, de nuestros también amigos The Freak Cabarer Circus en colaboración con Rayuela Lab. Espectáculo que fusiona el Circo y Teatro presentado como Work in Progres, a la espera de estrenarlo en pocos días de manera oficial y que les han otorgado el Premio ex aequo al mejor Espectáculo en la sección Estación Norte junto a Ghetto 13/26 y su espectáculo Se prohíbe mirar el césped.
Este año y en Valladolid nos hemos vuelto a sorprender.
Los espectáculos que hemos visto nos han gustado, ver el poderío técnico de Race Horse Company, esos hallazgos en un evidente trabajo de investigación, la manera tan interesante de presentar su circo, el riesgo que asumen y una forma absolutamente natural de hacer “verdaderas burradas”.
Nos ha alegrado el premio a Maitmano en quienes notamos una bonita evolución, con el mérito de haber parido simultáneamente un espectáculo y una hija, que se les va a ir durmiendo a cada momento en el recorrido de sus giras.

Y nos ha sorprendido Bye, blue roses. Ha aparecido algo nuevo, algo que aún no habíamos visto. El circo y el Teatro fundidos de manera nueva. Ahora es teatro sugerido desde el Circo, en un proceso de laboratorio.
Al parecer y sin proponérselo de inicio, se toparon con El Zoo de Cristal de Tennesse Williams.
El hallazgo nos parece genial en cuanto a la relación que se percibe entre las dos formas de arte. Además el resultado del trabajo presenta un par de curiosidades que no podemos revelar aquí porque tienen mucho que ver con esa capacidad de sorprender de la que hablábamos, con la dramaturgia y con la sensación que nos llevamos una vez ha concluido todo.
Es un espectáculo altamente recomendable. Desde la reticencia hacia este tipo de competición y sin haber visto todos los espectáculos del TAC, condición indispensable para poder empezar a opinar cual de todos es mejor o peor, nos parecen buenos premios.
Nos quedamos sin ver a otros amigos como La Industrial Teatrera con su De Paso, Zen del Sur con eso tan característico de los espectáculos Andaluces, su manera tan personal y original de crear, siempre con un punto “diferenciador”. A Lusco e Fusco, que ganaron el año pasado el Premio Valladolid Propone y a los alumnos de La Escuela de Circo CARAMPA.
No ha podido ser, este año ha sido distinto. El próximo ya veremos.

Por cierto, en esta edición del TAC se homenajeaba al Circo Price. De Director a Director, Javier Martinez le entrevistaba a Pere Pinyol para publicar el cara a cara en el Programa-Revista del Festival. De esa  conversación nos quedamos con algo que dijo Pere Pinyol:

“A mi un buen espectáculo me provoca hambre de vivir. Los espectáculos que me han marcado han sido aquellos que han despertado o bien el intelecto, o bien la emoción o bien el instinto, o las tres cosas juntas. Todo menos indiferencia: ése es el mayor delito que puede cometer el arte”.

No Comments

Post a Comment